45 personas que se arrepienten profundamente de sus compras en línea

45 personas que se arrepienten profundamente de sus compras en línea

Hoy en día las compras online son una parte casi fundamental de nuestra vida. Es que ¿no es cómodo recibir en la puerta de nuestra casa todo lo que queremos haciendo solo un par de clicks? Sin embargo, las compras en línea no siempre salen como esperamos y en más de una ocasión lo que recibimos no tiene absolutamente nada que ver con lo que pedimos. En esta entrada te mostramos a más de 40 personas que hicieron compras online y quedaron muy arrepentidas.

¡Listo para el gym!

Este chico pidió en una de las plataformas de compras online más famosas una camiseta para ir al gimnasio. La idea era que la camiseta le permitiera mostrar los músculos que había ganado hasta ese momento, pero él jamás contó con que el diseño de la prenda sería un poco diferente al de la fotografía en la web.

¡Listo para el gym!

Cuando se probó la camiseta se dio cuenta de que más que una camiseta la prenda era un vestido bastante apretado. Este chico recibió muchos elogios por lo sexy que se veía.

Para caras pequeñas

Esta es la prueba de que pedir productos de belleza de forma online no siempre resulta bien. Esta chica pidió un paquete de 12 mascarillas de carbón para realizarse tratamientos de belleza, pero no contaba con que las mascarillas eran tan pequeñas que solo podrían ser usadas por duendes.

Para caras pequeñas

Cuando abrió una mascarilla para probarla el producto solo le cubría la frente y el resto de su cara quedaba totalmente descubierta. Ojalá esta chica tenga un perro pequeño, para que el producto no se desperdicie.

Algo anda mal

Imagina por un momento que compras un bonito vestido largo para ir a la playa por internet y al probarlo te das cuenta de que hay un diminuto error. Eso fue lo que le pasó a esta chica. Compró un vestido que se suponía que le llegaría a los tobillos, pero la prenda apenas tocó sus piernas.

Algo anda mal

Lo bueno es que esta chica se tomó el error con mucha gracia y simplemente pidió la devolución de su dinero. Después de todo solo una niña podría usar el vestido.

Lo barato sale caro

Este hombre se dispuso a comprar a través de web las sillas que iban a acompañar los escritorios de la oficina de su nueva empresa. Sin embargo, al hacer la elección cometió un pequeño error. No revisó el tamaño exacto de los muebles que estaba adquiriendo por lo que al recibir su pedido tuvo una gran sorpresa.

Lo barato sale caro

Las sillas eran de tamaño infantil. Lo realmente triste fue que el hombre se dio a la tarea de comprar más de 20 piezas, pues estaban “baratas”.

Para las moscas…

Esta persona sí que se llevó una desilusión. Compró a través de la web una balanza para medir su peso, pues, hace un par de semanas se había puesto a dieta. Inocente del precio real de estos instrumentos adquirió la más barata que vio, después de todo todas harían el mismo trabajo.

Para las moscas…

Cuando llegó su pedido se dio cuenta del gran error que cometió. En la caja había una pequeña bolsa con una balanza tan diminuta que solo las moscas podrían saber su peso ahí.

Piernas de tamaño real

¡Qué buen susto se llevó la chica que recibió este oso como regalo! Sí, este muñeco de peluche fue un obsequio que un chico le hizo a su amada. Él hizo la compra a través de la web, y solo observó que el muñeco lucía bastante tierno.

Piernas de tamaño real

Lo que nunca imaginó él es que su adquisición tenía piernas de tamaño real, lo que hacía parecer que había alguien ahí escondido. ¡Qué miedo! Ahora la chica no sabe qué hacer con el regalo de su amado.

¿Disfraz de león?

Se acercaba Halloween y el amo de este perro quería disfrazar a su mascota. Para hacerlo, fue a la web y compró un tierno disfraz de león que cualquiera amaría. Cuando recibió el pedido no podía creer lo que veían sus ojos. En lugar de parecer un disfraz de león el objeto gritaba “tuve un mal día de pelo”.

¿Disfraz de león?

Hasta el pobre perro quedó desilusionado después de que su amo le probó la prenda. Ni siquiera las mascotas se salvan de los errores de las compras online.

¡Parece de papel!

No hay nada peor que sentirse estafado y a esta chica definitivamente la estafaron. Ella se dispuso a buscar en la web un vestido ideal para asistir a la boda de su amiga. En poco tiempo encontró la pieza perfecta, un vestido con pliegues que sería la sensación de la fiesta.

¡Parece de papel!

Cuando recibió su pedido la chica también se llevó una gran sorpresa. La prenda no se parecía en nada a lo mostrado en la web. Lo peor de todo es que estaba a dos días del evento.

“¡Me quedé sin foto!”

Una amante de las redes sociales vio este muñeco de peluche en una plataforma de ventas en línea. De inmediato quiso copiar la foto de la pequeña modelo, así que se dispuso a comprar el producto.

“¡Me quedé sin foto!”

La sorpresa que se llevó cuando recibió el muñeco fue monumental. El objeto era del tamaño de un llavero, y no un muñeco gigante como se veía en la foto. La pobre mujer no solo fue estafada sino que también se quedó sin su preciada fotografía.

“¡Qué sexy!”

Esta chica solo quería sorprender a su novio con una prenda sensual para dormir. Fue a la web y consiguió un camisón muy lindo que la enamoró de inmediato. Cuando recibió el producto se dio cuenta de que no solo la calidad no era la que esperaba, sino que también era unas tres veces más grande que ella.

“¡Qué sexy!”

En definitiva, eso de sorprender a su novio con una prenda sensual no fue posible. En lugar de usar la prenda como pijama esta mujer la usó como cobertor.

Mi bebé no es tan pequeño

Estos padres estaban buscando el columpio perfecto para su bebé de un año. Fueron a la web para buscar opciones y encontraron una que parecía perfecta. Cuando finalmente recibieron el producto se dieron cuenta de que no era lo que esperaban.

Mi bebé no es tan pequeño

La silla del columpio cabía perfectamente en la mano del padre del bebé, lo que quiere decir que el producto era extremadamente pequeño. Lo lamentable es que el niño se quedó sin su juguete o, mejor dicho, sus padres tuvieron que hacer una nueva compra.

¡Imperdonable!

Esta mujer ordenó a través de la web el par de zapatos que usaría durante su boda. Sabía que el producto llegaría justamente el día antes del evento, sin embargo, estaba tranquila porque el website en el que adquirió los zapatos era “confiable”.

¡Imperdonable!

¡Llegaron los zapatos! La novia no podía estar más feliz. Sin embargo, cuando abrió la caja se dio cuenta de que había dos zapatos derechos. Definitivamente este es un hecho imperdonable por parte de la empresa ¿no?

Una mala posición

Comprar ropa para Navidad es una de las mejores actividades decembrinas. Sin embargo, hacerlo a través de la web no siempre resulta bien. Esta mujer quedó encantada con un suéter que tenía unos guantes incluidos, así que de inmediato se dispuso a comprarlo.

Una mala posición

Cuando recibió el producto se dio cuenta de que no era lo que ella esperaba. En primer lugar la calidad dejaba mucho que desear y, en segundo lugar, los guantes estaban en una posición un tanto extraña.

Un sofá para mi sala

Este hombre estaba buscando desesperadamente un sofá para terminar de decorar su sala. Se dirigió a la web y encontró exactamente lo que estaba buscando. Una pieza económica, de cuero vegano y bastante elegante.

Un sofa para mi sala

El problema llegó con el producto. Cuando el chofer del camión bajó el sofá sin ninguna ayuda y casi con una mano el hombre supo que había un problema. El sofá era mucho más pequeño de lo esperado. Lo único que se podía decorar con eso era una casa de muñecas.

El tiempo es oro

Comprar ropa para eventos a través de internet es completamente peligroso. Ya lo vimos con el caso de la chica que compró los zapatos para su boda de forma online. Ahora vemos a esta chica, que compró el vestido de su fiesta de grado en una de las plataformas de comercio en línea más importantes.

El tiempo es oro

Lo que recibió simplemente daba risa. La buena noticia es que ella pidió la prenda con dos meses de anticipación, por lo que tuvo tiempo de sobra para enmendar el error.

¡Qué Halloween!

Para tener un Halloween especial hace falta un disfraz especial. Entonces esta chica definitivamente tendrá una festividad de horror. Ella compró un disfraz de Star Wars esperando verse como toda una celebridad, sin embargo, cuando se puso el traje no le quedó más remedio que reírse.

¡Qué Halloween!

En este caso la pieza era tan económica que no valía la pena pedir una devolución. Lo malo fue que ella tuvo que improvisar un disfraz lo más rápido posible y no quedó muy contenta por eso.

Algo pasa aquí

No hay nada peor que comprar una prenda de ropa y que no te quede igual que a la modelo, ya sea porque no tienes el mismo tipo de cuerpo o porque la prenda no es igual a lo que viste en la web.

Algo pasa aquí

En este caso ni la clienta tenía el mismo tipo de cuerpo ni el vestido era lo que se esperaba. Por suerte el vestido no era para algo importante y la chica pudo pedir una devolución.

Un superhéroe muy feo

Y volvemos con el tema de los disfraces. Este pobre hombre pidió un disfraz de Spiderman a través de la web, pensando que se vería como todo un superhéroe y lo que recibió lo dejó con la boca abierta.

Un superhéroe muy feo

El disfraz le quedaba tan apretado que apenas podía respirar, y la máscara parecía sacada de una película de terror y no de una de superhéroes. Esta es otra persona que tuvo que improvisar un nuevo disfraz y pedir la devolución de su dinero.

Ese no era el tamaño

Esta es otra bebé que tuvo que adaptarse a lo que recibió. Sus padres pidieron una piscina infantil relativamente grande para que la niña jugara durante el verano. Sin embargo, lo que recibieron fue decepcionante. Una piscina tan pequeña que hasta una niña de un año tenía problemas para moverse dentro de ella.

Ese no era el tamaño

En este caso el gran error fue de los padres de la criatura, que no leyeron bien la descripción del producto y terminaron pidiendo una piscina más pequeña de lo normal.

Yo no pedí esto

Imagina que pides a través de internet los zapatos de tus sueños y lo que recibes es una vil imitación con una forma bastante rara. Eso fue lo que le pasó a este hombre, que pidió los famosos Yeezy y lo que obtuvo fue algo muy parecido a unas pantuflas.

Yo no pedí esto

A este hombre no le quedó más remedio que tomarse todo con humor y mostrarle al mundo lo que le había pasado. En esta ocasión él se quedó con sus “zapatos nuevos” para recordar la experiencia.

¿Poncho o cobertor?

Este chico pidió en la página web de una reconocida casa de moda un poncho bastante vanguardista para estar a la moda. Sin embargo, lo que recibió fue algo muy parecido a un cobertor. Por supuesto, su decepción fue bastante grande.

¿Poncho o cobertor?

Cuando mostró su nueva adquisición a sus amigos todos se rieron de él. Es que la prenda de ropa parece un cobertor para la lluvia y no un accesorio moderno. Después de tomarse un par de fotos, el hombre decidió devolver la pieza.

Así no viajo

Viajar apurado tiene sus desventajas. En el apuro por dejar todo listo para su viaje este hombre pidió a través de la web una maleta que no solo se veía resistente, sino que además tenía un muy buen precio. Ahora ¡adivina lo que recibió!

Así no viajo

Apenas el hombre vio el paquete imaginó que algo andaba bastante mal. Al abrirlo se dio cuenta de que lo que había recibido era un simple adorno con forma de maleta que poco le ayudaría en su viaje.

Estafa 2.0

No solo las plataformas de comercio online nos sirven para hacer compras, a veces las redes sociales también son un instrumento a través del cual podemos adquirir lo que queramos. Esta chica consiguió un vestido a través de una cuenta de Instagram y de inmediato se dispuso a comprarlo.

Estafa 2.0

Lo que recibió no tenía nada que ver con lo que pidió. El vestido realmente parecía un harapo mal elaborado. Lo peor es que cuando ella hizo el reclamo se dio cuenta de que se trataba de una estafa.

“Me faltan curvas”

Ya hemos dicho que antes de pedir un producto a través de internet hay que leer muy bien la descripción y ser bastante objetivo. No todas las prendas de ropa nos van a quedar igual que al modelo de la foto. Esta chica pidió un conjunto bastante sensual y cuando se lo probó el resultado fue un desastre total.

“Me faltan curvas”

Se nota que la prenda no es igual a la que luce la modelo, pero la clienta tampoco tiene las mismas curvas para que la prenda le quede similar.

Piernas largas

Esta chica pidió un hermoso pantalón de bota ancha a través de la web. Cuando recibió su producto e intentó probárselo se dio cuenta de que algo andaba bastante mal. La persona que confeccionó la prenda tenía la cabeza en la luna o pensó que las piernas llegaban hasta la clavícula.

Piernas largas

El pantalón era ridículamente largo, y no había forma alguna de que la chica lo usara sin cortarlo o hacerle algún ajuste. Por suerte el pantalón le gustaba tanto que decidió llevarlo al sastre.

Una gran mesa de noche

Las mesas de noche son muy necesarias, pero comprarlas a través de la web puede ser complicado. Este hombre compró una mesa de noche y lo que recibió fue un juguete digno de una casa de muñecas. ¡Por algo estaba tan barato amigo! Hay que ver la letra pequeña al comprar este tipo de productos.

Una gran mesa de noche

Por obvias razones no valía la pena hacer una devolución. El hombre se quedó con su mini mesa y luego decidió ir a una mueblería para no equivocarse con los tamaños.

¡A barrer!

Esta compra es sin duda una de las más graciosas de esta lista. Lo que era la adquisición de un simple recogedor de basura se convirtió en un meme viral gracias a que esta chica recibió un producto gigante. La pregunta es ¿para qué serviría algo así? ¿Quién lo usaría?

¡A barrer!

Estamos seguros de que esta chica hubiese preferido ir a un supermercado y comprar un recogedor que realmente pudiera usar. Después de todo, esa cosa tan grande lo único que hace es ocupar espacio en su casa.

¡Igual que en la foto!

No hay nada peor que pedir algo a través de la web pensando que tiene buena calidad y recibir un producto que es prácticamente de papel. Eso fue lo que le pasó a esta chica. Pidió una falda que se veía hermosa en la modelo y lo que recibió daba ganas de llorar.

¡Igual que en la foto!

En la foto de la web la falda se veía perfecta, pero el producto real parecía hecho con un mantel de cocina. Por supuesto que esta chica pidió la devolución de su dinero.

¡Es invisible!

Uno de los mayores problemas de comprar por internet es que a veces puedes pedir un producto y recibir absolutamente nada. Eso fue lo que le pasó a este chico. Él pidió una consola de videojuegos en una tienda online y en el camino el producto fue robado.

¡Es invisible!

Lo triste es que no puede pedir la devolución de su dinero porque la tienda asegura haber mandado el producto sellado. Es decir, se quedó sin su dinero y sin el producto que pidió ¡una verdadera desgracia!

¡Qué confusión!

Las confusiones son muy comunes al hacer compras en línea. En esta ocasión una persona intentaba pedir tres unidades de un producto y lo que recibió fueron tres cajas completamente llenas. No sabemos exactamente qué fue lo que pidió, pero estamos seguros de que ahora tiene una dotación vitalicia.

¡Qué confusión!

Por casos como este estamos seguros de que en ocasiones es mejor ir directamente a la tienda y comprar el producto que queremos, aunque nos tome un poco más de tiempo.

Hasta la clavícula

Este es otro caso en el que la persona que confeccionó este pantalón pensó que la cintura llegaba hasta la clavícula. Esta chica compró esta prenda con la esperanza de fuera igual que en la foto de la web, pero, para su sorpresa, parecía un pantalón hecho para gigantes.

Hasta la clavícula

Muchas de las cosas que compramos y no nos sirven terminan olvidadas, ocupando espacio en nuestro closet, y estamos seguros de que ese será el destino de esa prenda de ropa.

¡Vamos a acampar!

Es obvio que esta foto está destinada a ser un chiste, porque después de recibir ese pedido este hombre tuvo que salir a una tienda de camping a comprar una carpa de tamaño real. Solo imagina la cara que tuvo que haber puesto este señor al ver lo que recibió, solo por hacer compras a través de la web.

¡Vamos a acampar!

Lo bueno es que él se tomó la situación con mucha gracia y se quedó con su nueva adquisición para bromear con sus amigos.

Mi gran celular

Comprar teléfonos celulares en la web es bastante común aunque, ante los riesgos, siempre es mejor asistir a una tienda. Este chico compró uno de los teléfonos más caros del mercado a través de una plataforma online y, lo que recibió fue una decepción ¡gigante!

Mi gran celular

Una mesa con forma de teléfono que definitivamente este chico no pidió era lo que había adentro de una caja enorme. Estamos seguros de que él no volverá a pedir productos tecnológicos a través de la web.

El gran cobertor

En invierno, con tanto frío, siempre hace falta un buen cobertor. Esta chica decidió comprar una linda manta tejida a través de internet. La imagen mostraba una pieza grande y bastante cómoda, ideal para cubrirse en las noches frías. Sin embargo, lo que ella recibió no tenía nada que ver con lo que pidió.

El gran cobertor

Una pequeña pieza de tela tejida en una bolsa muy bien protegida fue lo que ella recibió. El único que pudo aprovechar este pedido fue el perro.

¡Qué gran libro!

Los libros de autoayuda cada día están más de moda. Es que leer experiencias y consejos siempre resulta reconfortante. Pero, esta guía de meditación realmente se toma en serio lo de “guía”. Este hombre compró este libro con la esperanza de que lo ayudara a relajarse y cuando comenzó a leerlo se sorprendió.

¡Qué gran libro!

El libro solo decía “inhala” y “exhala”. ¡Qué desperdicio de papel! Parece que una editorial quiso jugarles una buena broma a sus lectores y definitivamente lo logró.

Aquí falta algo

Esta compra sí que resultó fallida y bastante graciosa. En la web aparecía la fotografía de una prenda hermosa con incrustaciones de falsas perlas, un producto que cualquier mujer querría comprar. Sin embargo, lo que la clienta recibió fue un gran chiste.

Aquí falta algo

Las grandes incrustaciones de perlas resultaron ser simples dibujos en la tela. Además, el producto era de muy mala calidad. La molestia de esta chica fue tal que no dudó para pedir la devolución de su dinero, lamentablemente no obtuvo respuesta.

Do it yourself

Está bien, todos sabemos que cuando compramos productos a través de la web en ocasiones tenemos que armarlos, es completamente normal. Sin embargo, este vendedor sí que se pasó. El cliente compró un juguete hecho de estambre para su gato y lo que recibió fue un par de rollos de estambre para que él mismo hiciera el juguete.

Do it yourself

Definitivamente el producto era más que decepcionante. Como si fuera poco, cuando terminó de armar el juguete este no era ni remotamente parecido al de la fotografía.

Para cortar de todo

Todos queremos los mejores y más variados instrumentos de cocina. Incluso, a veces nos esmeramos por tener el mismo producto en diferentes tamaños. Sin embargo, estamos seguros de que esta tabla para cortar superó, por mucho, las expectativas del cliente.

Para cortar de todo

Esta persona pidió una tabla para cortar alimentos y pensó que era de tamaño estándar. Lo que recibió fue una pieza que ni siquiera cabía en la cocina. Digamos que ahora esta persona podrá cortar todas las cebollas que quiera sin temor a que se salgan de la tabla.

¡Hasta se rompió!

Una novia aprendió una lección. Ella pretendía comprar los vestidos de sus damas de honor a través de la web, así que se dispuso a buscar la pieza perfecta. Ella consiguió un modelo perfecto para sus amigas y sin más, envió las medidas e hizo el pago de su pedido.

¡Hasta se rompió!

Cuando ella recibió su paquete lo que hizo fue ponerse a llorar. Los vestidos estaban hechos con una tela de muy mala calidad y no eran nada parecidos a lo que ella había visto en la fotografía.

“¡Mi regalo!”

Hasta comprar regalos a través de la web puede resultar desastroso. Un novio quiso sorprender a su novia ordenando un lindo león hecho con flores artificiales. Resulta que el sorprendido fue él, pues cuando vio su pedido parecía que el león tenía un problema en la cara.

“¡Mi regalo!”

De cualquier forma, el chico decidió entregarle el regalo a su novia en compañía de otros detalles, para jugarle una broma. La chica se tomó la situación con mucha gracia y guardó con amor los detalles.

Al menos mandaron un disfraz

Está bien, le mandaron un disfraz, incluso con el mismo concepto que él quería, pero había una gran diferencia, el pidió un dinosaurio no un unicornio. Al menos que este chico tenga un gran sentido del humor para asistir a la fiesta “montado en un unicornio”, tendrá que hacer una devolución urgente.

Al menos mandaron un disfraz

Estamos seguros de que todo se trata de un simple error y una persona que quería el disfraz rosado ahora se está probando uno de dinosaurio. ¡Qué dilema!

¿Qué corto con esto?

Y regresamos a los instrumentos de cocina. Pero, esta vez, en miniatura. Esta chica pidió un set de cuchillos para su cocina solo porque estaban bastante baratos. Cuando los recibió se dio cuenta del motivo de tanta economía. Resulta que los cuchillos estaban hechos en miniatura, pero estaban tan bien fabricados que parecían de tamaño real en la web.

¿Qué corto con esto?

Ella guardó el producto para recordar su error y reírse de vez en cuando, pero no volverá a cometer el mismo error nunca más.

“Pedí un vestido no un camisón”

Esta es otra chica que sufrió una gran decepción con su pedido. Ella consiguió un vestido hermoso a través de la web y no dudó en comprarlo de inmediato. La verdad es que la prenda era bastante cara, así que las expectativas estaban elevadas.

“Pedí un vestido no un camisón”

Cuando recibió su pedido el disgusto que tuvo no fue normal. Es que la prenda parecía un camisón para dormir más que otra cosa. Por supuesto, hizo hasta lo imposible para que le devolvieran su dinero, pero no tuvo suerte.

El sofá más feo

Imagina que pides a través de la web un sofá hermoso para tu sala y lo que recibes es digno de una casa de película de terror. Eso fue lo que le pasó a este hombre, que quedó cautivado con el diseño de un sofá que vio en la web y cuando lo recibió simplemente lo quiso devolver.

El sofá más feo

Es que parecía que la pieza estaba hecha con almohadas de mala calidad. En definitiva, si ese sofá hubiese estado en una tienda, nadie lo compraría.

Más delgado de lo esperado

La única cosa peor que experimentar una compra fallida por internet, es experimentar una compra fallida que afecte a la empresa para la que trabajas. El jefe de este hombre le pidió que comprara espuma acústica para un estudio de grabación y lo que recibió fue una especie de tela de mala calidad que le costó un gran regaño.

Más delgado de lo esperado

Todo se trataba de una estafa, así que el dinero de la compra no fue recuperado. Definitivamente, no siempre es bueno hacer compras en línea.